Kärämela

Kärämela

  Fue un viaje muy largo. A punto estuve de tirar la toalla. No quería ni pensar que todavía nos quedaban 3 horas más de viaje, pero me armé de valor, volví a acomodarme en el asiento de la vieja furgoneta y sin decir ni una palabra, suspiré muy profundamente y me acordé de la razón por la que estábamos yendo a tu pueblo de nacimiento: a 120 Km. de Lalibela, 5 horas en una vieja furgoneta por un camino pedregoso, empinado, tan cerca de los precipicios, que en cada curva me veía caer despeñada, barranco abajo.

 En los llanos, los niños y las niñas aparecían de repente, de la nada, agitando un palo, riendo, saludándonos con la mano y gritándonos. Algunas cabras, mucha tierra, nada de agua. Y de repente otro montón de niños y de niñas, saludándonos de lejos… “¿Sólo hay niños en Etiopía?” Los ojos se me llenan de lágrimas y noto una grieta en mi corazón.

 En el hotel, detrás del mostrador otro niño, 12 años: recepcionista, botones, camarero y manitas, niño para todo. “¿Dónde duermes?” “Aquí” me dijo, señalando un colchón escondido detrás del mostrador.

–“¿Puedes ayudarme? Mi padre y mi madre murieron, no tengo a nadie y vivo aquí, quiero estudiar.”

Lloramos los dos cuando nos fuimos y mi grieta se iba haciendo cada vez más y más grande.

 Dos días más tarde, de vuelta, 5 horas más en la misma furgoneta y por el mismo camino, pero esta vez, no soy yo la que está sentada acomodándose en el viejo asiento de la vieja furgoneta, empiezo a ser otra.

  Disponemos de 3 horas antes de que salga nuestro vuelo de vuelta a Addis y las invertimos viendo las iglesias de Lalibela: “No os podéis ir sin verlas”. El guía nos lleva en volandas a Bet Medhane Alem, Bet Maryam, Bet Mikael y por último Bet Giyorgis. Hace mucho calor, vamos corriendo a todas partes, son las dos del mediodía y no hemos comido nada desde la noche anterior, para colmo, el agua de las botellas está caliente. Salimos de Bet Giyorgis y tengo la sensación de que la tierra se abre delante de mis pies.

 Llegamos a la furgoneta, nos sentamos y aparece una niña de unos 3 o 4 años. Va descalza, con un vestido sucio y medio roto, el pelo alborotado y con una sonrisa de oreja a oreja me dice:

–“Hello, hello”

–“Hello guapa”

–“¿kärämela?”

Rebusco en la mochila y me encuentro dos barritas de cereales con chocolate y se las doy.

–“¿Vas a venir mañana?” me pregunta en amariña. Yo no la entiendo, pero oigo al chófer reír y me traduce su pregunta.

–“No puedo, mañana no puedo” le digo mientras noto cómo mi corazón se acaba de partir y las lágrimas no me dejan seguir mirándola. 

 

Texto y fotografía: Anabel Ramos Rebollo

* Si te ha gustado, deja un comentario en positivo en el apartado “Comentarios” . El recuento de número de estos comentarios será la forma de otorgar los premios.

* Bases del concurso y relatos ya publicados

36 Responses to “Kärämela”


  1. 1 jordi marzo 21, 2011 a las 8:37 am

    Precioso texto Anabel! no me canso de leerlo…Un beso!!

  2. 2 Maite marzo 21, 2011 a las 10:55 am

    Muy bonito.

  3. 3 Virginia marzo 21, 2011 a las 12:42 pm

    Fantástico. Cómo con pocas palabras, podemos describir una experiencia tan dura y a la vez inolvidable!!
    Un besazoo valiente!

  4. 4 Gemma marzo 21, 2011 a las 1:35 pm

    Molt bonic Anabel!! Fins i tot a mi se’m parteix el cor en 2 només de pensar en les dures condicions de vida dels més petits.
    Molta sort!

  5. 5 mary carmen marzo 21, 2011 a las 2:15 pm

    maravilloso y emocionante, pero ha merecido la pena verdad!
    un beso muy fuerte.

  6. 6 Mari Nuri marzo 21, 2011 a las 4:28 pm

    M’agradat molt i m’he emocionat llegint-lo.

  7. 7 Paco R. marzo 21, 2011 a las 6:20 pm

    Un esfuerzo muy grande pero con una gran recompensa que merece la pena,un beso.

  8. 8 Eva marzo 21, 2011 a las 6:30 pm

    Preciós relat. Has aconseguit transmetre moltíssim amb poques paraules, un gran repte!

  9. 9 Fco. Javier marzo 21, 2011 a las 7:26 pm

    “Hola Anabel, me ha gustado mucho tu relato espero que tengas suerte, muy tierno y a la vez muy emocionante, muy realista y un poco triste y alegre a la vez… he notado sinceridad y contrastes… Saludos cordiales

  10. 10 pedro ramos marzo 21, 2011 a las 10:23 pm

    Es muy bonito. Y aqui nos quejamos de todo. Yo creo que si algunos se fueran una temporada a vivir alla, mejor nos iria. Un abrazo a los tres y gracias por traernos el esfuerzo que icisteis.

  11. 11 JL marzo 21, 2011 a las 11:10 pm

    Un texto muy emotivo, enhorabuena.

  12. 12 marisabel marzo 22, 2011 a las 8:10 am

    Creo que nada te hace tan feliz como una sonrisa de un niño, cuando te haces mayor te das cuenta de ello. Muy bonito Anabel.

  13. 13 Rosa marzo 22, 2011 a las 8:32 am

    És un relat molt maco i enternidor. Sort Anabel!

  14. 14 Isabel Pérez Rebollo marzo 22, 2011 a las 8:39 am

    Es una historia que emociona palabra a palabra, pero saber que es real hace que su efecto sea multiplicador… un beso a los tres!

  15. 15 carmen marzo 22, 2011 a las 2:53 pm

    Es un relat que arriba al cor,recordarlo sovin ens faria tenir preoritats.besitos.

  16. 16 lolo marzo 22, 2011 a las 4:56 pm

    fiel reflejo de la vida en demasiados lugares de africa..gracias anabel..sabes que no soy muy amigo de las ong, pero ..os felicito abay..

  17. 17 monica marzo 22, 2011 a las 7:03 pm

    un relato muy bonito, me he sentido muy identificada…..!

  18. 18 paula marzo 22, 2011 a las 9:47 pm

    muy bonito,precioso
    pau

  19. 19 julia marzo 23, 2011 a las 4:09 pm

    un parto muy duro sin epidural después de un largo embarazo…muy emotivo Anabel, disfrutad de vuestro tesoro. Un beso para los tres.

  20. 20 Míguel marzo 24, 2011 a las 10:40 pm

    Gran relato Anabel. Leyendo ésto, uno se da cuenta de lo privilegiados que somos. Un abrazo y un beso enorme a los tres.

  21. 21 Pilar marzo 24, 2011 a las 10:47 pm

    Me ha encantado Anabel. Es muy emocionante y enternecedor. Eres muy fuerte y muy valiente y lo demuestras cada día que pasa. Muchos besitos!

  22. 22 jose luis ramos marzo 25, 2011 a las 9:25 am

    muy bonito prima,un beso para todos

  23. 23 Sònia marzo 25, 2011 a las 1:24 pm

    Molt però molt bonic!!!! M’has deixat emocionada!!!
    Felicitats Anabel.

  24. 24 Cristina marzo 28, 2011 a las 3:02 pm

    Me ha gustado mucho cómo describes… gracias…

  25. 25 Samaiaui marzo 28, 2011 a las 4:39 pm

    Tengo lágrimas en los ojos de leerte. Me ha emocionado mucho y me estoy viendo venir que se me va a hacer muy duro vivir esas situaciones cuando vayamos a recoger a nuestro peque a Etiopía.
    Me duele la situación de esos niños y desde aquí no podemos hacer más que colaborar con unas cuantas ongs economicamente para que hagan llegar nuestra ayuda a quien lo necesite.
    Un abrazo!

  26. 26 Laura Clua marzo 29, 2011 a las 6:07 pm

    M’ha encantat com amb tan poques paraules pots expressar aquesta barreja agredolça de sentiments. Impotència, dolor…i a l’hora tendresa i amor.
    Moltes felicitats, ets genial!

  27. 27 josep marzo 31, 2011 a las 10:20 am

    El relat es molt emotiu Anabel,has expresat molt be les teves emocions iens has atansat a la realitat de la vida que dia a dia viuen aquest nens al seu pais.besitos als tres.

  28. 28 alicia abril 9, 2011 a las 1:44 pm

    Anabel,
    El relato me hace pensar y sentir, con muchas sensaciones mezcladas, sobre la pureza en el alma de los niños y en la que debiese quedarnos en la de los adultos.Para amarnos y protegernos entre ellos, los niños, y nosotros, los adultos.
    ¡Gracias por este escrito! más sobretodo porque procede enteramente de la realidad de tus emociones y tu vida.

  29. 29 Carlos Cerezo abril 9, 2011 a las 2:06 pm

    Ojalá pudiesemos volver ‘mañana’ para continuar con aquello que hoy se nos quedará a medias..
    Pero aún nos queda toda la ‘tarde’, y hay mucho que podemos dejar mejor de lo que estaba por la mañana..

    Precioso Kärämela..

    3 abrazos!!!

  30. 30 gloria abril 10, 2011 a las 9:56 am

    Emocinante.
    Algunas veces el caramelo mas dulce tiene el sabor mas amargo.
    No se puede hacer uno inmune a ese sabor y esta me parece una idea fantástica para recordar y hacer algo.
    Muchas gracias

  31. 31 Koldo abril 10, 2011 a las 10:19 am

    Tu relato, a pesar del sofocante calor de Lalibela, me ha producido un escalofrio de peus a cap. Un abrazo enorme.

  32. 32 Ester abril 10, 2011 a las 1:46 pm

    Dones vida als records,
    et diré una sola paraula impressionant.
    Moltes gràcies,

  33. 33 xavier abril 11, 2011 a las 7:04 am

    Un trozo de Àfrica y un trozo de ti, en un trozo de papel.
    Un trozo de mi para vosotros tres y para Àfrica.
    Un beso y muchas gracias.

  34. 34 Txevas abril 12, 2011 a las 11:46 am

    Felicitats pel teu relat!
    Espero que n’escriguis molts més d’ara endavant.
    Un petó ben fort!

  35. 35 Jose Luis abril 27, 2011 a las 6:29 pm

    Precioso prima se me saltan las lagrimas hasta a mi,un beso muy fuerte para todos en especial para medkes

  36. 36 aurora junio 20, 2011 a las 8:14 am

    Aunque tarde , tengo que decirte que con tus palabras haces sentir más allá de lo que tus ojos vieron y lo que tu corazón padeció.Hoy tienes la suerte de poder expresarlo y explicarlo con mucho amor.Te quiero mucho.A tí y a los tuyos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Nueva web y blog Abay

Nueva web y blog Abay

Nueva web y blog Abay

Nueva web y blog Abay

Nueva web y blog Abay

]

Nueva web Abay

Boletín trimestral Abay

Os mantenemos informados

Aportación Abay a MSF

Crisis en Somalia

Conocen más Etiopía

Carta de Yared

Etiopía sin fin …

...en Hondarribia

Ye Etiopia hetsan

Concurso de relato corto

Desde Walmara…

Carta de los maestros

Boletín Abay

En tiempos de crisis, nuevos apoyos

Libro editado por Abay

Benyam

Ganamos el premio Natura

Pozo para Walmara

Etíope

Rostros de Etiopía

Tienda Abay

Nuevos cuentos Yared

Une tu “cole” a Etiopía

Hermanamiento de colegios

Abay en facebook

Hazte fan y síguenos!

Boletín trimestral Abay

Meskeren, Tikimt y Jidar

Abay colabora con Fitche

Trabajo SWAA-E en Fitche

Acciones Abay. Mayo 2010

Colaboración con ONG Mediterránea

Cuento en amárico/castellano

Amiga de la Luna

Visita nuestra página Web

Visita nuestra web

Escuela de Bacho Walmara

Pizarras, libros de texto..

Cuento Abay

No importa el color de la piel, importa el alma

Dibujos premiados

Dibujos premiados


A %d blogueros les gusta esto: