Es mi hijo.

Es mi hijo.

 Tengo un hijo que no he parido yo, pero que es mío, intensa e indisolublemente mío. Lo fue desde que empecé a imaginármelo siendo casi adolescente. Y es curioso porque en mis sueños le ponía mi cara y mis ojos, pero su piel era oscura y brillante. Además, ya entonces estaba convencida de que mi hijo aparecería en este mundo muy lejos de donde yo estaba. Reconozco que, mi cabeza con quince años estaba llena de ideas sobre bondad o solidaridad; ideas que hoy me parecen de lo más imbéciles porque veo a mi hijo y resultan absurdas. Supongo que en esa época yo era una romántica bastante ridícula. Pero aún así tenía una idea fija. Sabía que tendría un hijo. Un hijo especial, diferente, pero que sería mío.

 Hoy lo tengo. Es mi responsabilidad desde que hace 5 años nos conocimos. En esos primeros días, yo tenía una cabeza un tanto desbarajustada y un estómago aterrado que decidió quejarse durante dos días con diarreas y vómitos de puro pánico. Desde el momento en que vi a ese manojo de huesos y carne (más huesos que carne, por cierto), que apenas pesaba 4 kilos y medio, mirarme fijamente. Creo que fue en ese momento cuando comprendí en realidad dónde me estaba metiendo. Y seguí deseándolo. Claro que mi cuerpo tardó un pelín más que mi mente en superar el miedo.

 O quizás tengo a mi niño desde hace un poco menos, pues el muy chulo tardó algo más en decidirse. Al principio me miraba con ojitos ansiosos y buscaba desesperadamente mi cuidado, pero pasó un tiempo antes de que empezara a vigilarme y a exigir mis gestos de cariño. Creo que hubo un periodo de distancia y de recelo mutuo, en el que nos estuvimos midiendo y retando, pero si soy sincera, no tengo ni idea de cuánto duró. Cuando recuerdo esos primeros tiempos solo me viene a la mente sentimientos aislados, pero siempre mucha dulzura. Y quizás tengo más imágenes de los días posteriores a nuestro compromiso. Tengo muy presente mi ansiedad ante sus periodos de fiebre (si hay alguna cosa que he aprendido es que el termómetro siempre corre riesgo de estrellarse con mi ratón), sus tres pesadillas nocturnas y nuestra angustia, la alegría que le dio subir por primera vez las escaleras de la casa él solito, su risa, su tren de juguete, nuestra torpeza con las primeras papillas, su paciencia con nuestra ineptitud (esos días aprendí que no hay consejo médico que no pueda superar un buen sentido común), la sorpresa de ver que toda la ropa le quedaba pequeña antes incluso de ponérsela, sus vacunas, su delicadeza cuando estaba dormido (era -es- tan increíblemente precioso que duele contemplarlo), su sonrisa de pícaro capaz de colmar cualquier vacío, mi angustia al comprender las inhumanas circunstancias de su abandono, y mi enfado con quién ignoró que había recibido el mayor de los regalos, su dependencia de nosotros que tanto sentido ha traído a nuestras vidas …

 En realidad, no estoy muy segura de quién adoptó a quién. Solo sé que ahora es mi hijo. Que lo será siempre, que mataría sin dudarlo por él, y que no existe persona en este mundo que tenga más derecho a reclamarlo. Es mío, egoísta y plenamente mío.

 Al mismo tiempo, soy consciente de que, en realidad, mi hijo no pertenece a nadie salvo a sí mismo. Dentro de muy poco levantará el vuelo para encontrarse con su propia vida y tomar sus decisiones, y entonces, quizás se lleve el sentido de mi existencia. Porque no hay nada más en mi vida que la llene tanto como su risa. Pero hasta ese día tendré el honor de tenerlo y cuidarlo. Porque mi hijo no me debe nada, y yo se lo debo todo. Le debo haberme metido en el ciclo de la vida, haberme hecho madre y mujer, haberme dado una razón para continuar adelante: transmitirle a él lo poco que yo haya aprendido. Y ojalá lo haga bien. Creo que lo conseguiré el día que él me diga: tengo un hijo. Un hijo que es mío … por poco tiempo, pero mientras tanto, será para siempre.

Texto: Blanca B.

Dibujo: Pablo.

* Si te ha gustado, deja un comentario en positivo en el apartado ”Comentarios” . El recuento de número de estos comentarios será la forma de otorgar los premios.

* Bases del concurso y relatos ya publicados

15 Responses to “Es mi hijo.”


  1. 1 Eva marzo 28, 2011 a las 6:37 am

    Realmente precioso!!

  2. 2 paula marzo 28, 2011 a las 8:27 am

    Blanca,me has puesto la carne de gallina,me encogiste el corazón y me saltan las lágrimas,en muchos textos nos vemos reflejados,aún que sea en un párrafo,pero tú realmente has hablado por muchas mamás,diciendo por lo menos lo que yo misma pienso de tengo un hijo que no he parido pero que es mio y además he soñado desde los 15 años…
    Maravilloso
    Escribe más!!
    pau y meseret

  3. 3 Bego marzo 28, 2011 a las 10:18 am

    Me ha gustado mucho la forma de contarlo, desde las “tripas”. Felicidades por el relato!

  4. 4 alicia marzo 28, 2011 a las 8:07 pm

    me ha encantado

  5. 5 Samaiaui marzo 28, 2011 a las 8:38 pm

    Desde luego, me ha dejado asombrada tu relato. Es el último de los que he leído hasta ahora, pero tan bien escrito, tan veraz y tan vivo! Desde luego comparto muchos de tus pensamientos.
    Mi voto más sincero y cariñoso para tu relato.
    Un abrazo!

  6. 6 Eduardo marzo 29, 2011 a las 12:39 pm

    Me ha encantado. Hasta me he emocionado…🙂

  7. 7 Carmen marzo 29, 2011 a las 5:30 pm

    Describes muy bien esos sentimientos que tenemos las madres que no hemos parido hacia nuestros hijos del corazón.

  8. 8 monica marzo 30, 2011 a las 7:19 am

    Otro precioso relato, estoy descrubiendo nuevas sensaciones que todavia no las he podido vivir por mi misma, pero que espero y deseo poderlas hacer realidad en breve!!

  9. 9 Aurora marzo 30, 2011 a las 8:35 am

    Gracias Blanca, con relatos como este no me extraña estar enganchadisima a este concurso.
    Me has emocionado mucho y cuando miro a mi hija, realmente pienso y siento todas esas cosas que tan bien has contado.

    Enhorabuena por tu relato.
    Aurora

  10. 10 Isabel Hersualla marzo 31, 2011 a las 1:04 pm

    Blanca sencillamente increible. Me ha encantado, creo que tienes un don. Mi voto para tí, es precioso

  11. 11 Isabel abril 1, 2011 a las 3:56 pm

    Hermoso!!

  12. 12 eva abril 4, 2011 a las 7:47 pm

    Puedo ver a un niño feliz a tu lado, te deseo lo mejor, os deseo lo mejor.

  13. 13 Sonia abril 8, 2011 a las 10:34 am

    Blanca, como siempre disfruto leyéndote, me veo reflejada en muchas de tus palabras. Enhorabuena por esos hijos tan precisos.
    Sonia

  14. 14 Cristina abril 29, 2011 a las 7:35 am

    Blanca, como siempre me ha encantado lo que has escrito. Además de sentir, que con tan solo cambiar al protagonista, tús palabras son tambien mías.

    Cris.

  15. 15 Blanca mayo 10, 2011 a las 7:58 pm

    Muchas gracias por vuestros comentarios y vuestras emociones. Y por compartir los sentimientos. Besos. Blanca


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Nueva web y blog Abay

Nueva web y blog Abay

Nueva web y blog Abay

Nueva web y blog Abay

Nueva web y blog Abay

]

Nueva web Abay

Boletín trimestral Abay

Os mantenemos informados

Aportación Abay a MSF

Crisis en Somalia

Conocen más Etiopía

Carta de Yared

Etiopía sin fin …

...en Hondarribia

Ye Etiopia hetsan

Concurso de relato corto

Desde Walmara…

Carta de los maestros

Boletín Abay

En tiempos de crisis, nuevos apoyos

Libro editado por Abay

Benyam

Ganamos el premio Natura

Pozo para Walmara

Etíope

Rostros de Etiopía

Tienda Abay

Nuevos cuentos Yared

Une tu “cole” a Etiopía

Hermanamiento de colegios

Abay en facebook

Hazte fan y síguenos!

Boletín trimestral Abay

Meskeren, Tikimt y Jidar

Abay colabora con Fitche

Trabajo SWAA-E en Fitche

Acciones Abay. Mayo 2010

Colaboración con ONG Mediterránea

Cuento en amárico/castellano

Amiga de la Luna

Visita nuestra página Web

Visita nuestra web

Escuela de Bacho Walmara

Pizarras, libros de texto..

Cuento Abay

No importa el color de la piel, importa el alma

Dibujos premiados

Dibujos premiados


A %d blogueros les gusta esto: