África.

 África

 Una visita al orfanato de las Hermanas de Teresa de Calcuta en Addis Abeba.
 No es obligado visitarlas, cuando te entregan a los niños ya es en una casas-cuna que mantienen las agencias o la IPI en nuestro caso, sólo tramitaba adopciones en España una IPI (Iniciativa pro infancia), pero si es bueno saber de donde vienen tus hijos, y con que medios mantienen las casas las sisters como ellos las llaman, os juro que es una cura de humildad bestial….nadie debería dejar pasar la oportunidad de ver la realidad que acompaña a tantos religiosos, cooperantes, misioneros, voluntarios en una lucha encarnizada contra la muerte y el hambre.
 Como la congregación de las Hermanas de Teresa de Calcuta tiene voto de pobreza, no admiten donativos, ni regalos, pero si tienes a bien llevarles cualquier cosa que les ayude con sus niños, enfermos etc.. lo aceptan, decidimos llevarles comidas infantiles (leches maternizadas, cereales sin gluten , pañales (de adulto y niños), ropa y sobre todo medicinas, todas las que lleves son pocas) y unas cuantas fotos de niños ya adoptados para que los vieran el cambio que habían dado ya en España .
 el Orfanato estaba a las afueras de Addis, por unos caminos de barro y fango intransitables.
 

 Al abrirse la puerta de hierro que daba acceso al patio ya el alma se me empezó a caer a los pies, el patio estaba lleno de muchos niños semi-desnudos, descalzos, con muletas, delgados, y con unos ojos enormes abiertos a la novedad de los que llegaban, cuando bajamos comprobé que la mayoría de esos niños no eran adoptables, unos porque eran demasiado mayores , los “padres adoptivos” no queremos sino bebés, cualquier niño que pase de 7 u 8 años no suele ser adoptado con facilidad, otros porque estaban tullidos por enfermedades que aquí ya no se recuerdan (poliomielitis, etc…)y el resto porque padecían deformaciones como hidrocefalia, etc…., difícil en un mundo como el que viven ser niños , estar huérfanos y encima padecer infinidad de limitaciones físicas y psíquicas.
 Trague saliva y mis lágrimas, decidí entrar con el grupo y ver las interminables habitaciones con camas azules de metal a ambos lados donde habían dormido nuestros niños cuando entraron.
 Llegamos a una habitación donde estaban merendando los bebes, una especie de papilla en unos platos de plástico, mi reacción al entrar en la sala fue tirarme corriendo a sujetar a los peques que comían solos su papilla sentados encima de mesas, tu haces eso aquí con un bebe y se cae de la mesa, ellos no……….pura supervivencia, se caen una vez, dos jamás.
 De repente, me tiraron de la chaqueta por detrás, un niño me sonreía, le cogi en brazos y le achuche con toda la ternura que fui capaz, las monjas dijeron a Paulina en Inglés que no sabía lo que había hecho, que me diera la vuelta, y así lo hice, tenia detrás una fila perfectamente formada de varios niños que acabada su merienda deseaban su ración de ternura y besos, preferían eso a cualquier caramelo. Con mucha paciencia y siguiendo con mi llanto interno fui cogiendo uno por uno y dándoles su ración de calorcillo humano, las monjas eran pocas y no daban abasto.
 Los peques que tuve entre mis brazos, padecían todas las enfermedades cutáneas posibles, sarna, eczemas,
la visita no se alargo mucho en el tiempo, ellas tienen mucho que hacer y no se pueden entretener, nos agradecieron los regalos y al salir de allí, según entre en la furgoneta no lo pudimos remediar, llore como si no lo hubiera hecho nunca, mi niño, pensaba que estaba triste por el y temía que le volviera a dejar allí, le abrace muy fuerte hasta que llegamos al Hotel.

                                                                                                                                                                                                                 Texto y fotografía: Raquel Yuste

 Si te ha gustado, deja un comentario en postitivo en el apartado “Comentarios”. El recuento del número de estos comentarios será la forma de otorgar los premios.

*Bases del concurso y relatos ya publicados.



Anuncios

11 Responses to “África.”


  1. 1 IDAIRA VEGA PEREZ abril 10, 2011 en 10:13 pm

    DIOS MIO, QUE EMOCION MAS GRANDE, COMO HE LLORADO CON TU HISTORIA, ME HA GUSTADO MUCHO, BESOS

  2. 2 BETTYGS abril 10, 2011 en 10:21 pm

    Estremecedor, hace tiempo que no lloro leyendo algo, no sé como fuiste capaz de aguantar y no llorar allí mismo, creo que no aguantaría hasta llegar afuera. VALIENTE.

  3. 3 merche abril 11, 2011 en 6:56 am

    Creo que tu relato,es de los pocos que he leido que me ha acercado a la Etiopia que yo conozco.
    Me ha gustado mucho
    un beso

  4. 4 Verónica abril 11, 2011 en 7:57 am

    Cómo me ha recordado mi experiencia! Eres una mujer grande. Gracias por tu relato. Un abrazo, Vero.

  5. 5 Olimpia abril 11, 2011 en 8:45 am

    Yo estuve en el orfanato de las misioneras, me temo que entré por una puerta “algo más dulce” ya que los niños jugaban contentos sobre un suelo de tierra, lamentablemente, apenas nos dieron tiempo de recoger a los niños y poco más, por lo que te agradecería si quisieras contarme más cosas en privado para así después reconstruir lo poco que sé de la historia de mi hijo y poder contársela.

  6. 6 nagore abril 11, 2011 en 2:01 pm

    yo también estuve donde las Sister pero no pude reprimir las lágrimas eres muy valiente besos desde bilbao

  7. 7 CRISTINA abril 11, 2011 en 2:57 pm

    Gracias por contar tu experiencia , yo tengo ilusión de poder algún día experimentarlo ,colaborar y sobre todo aprender de ellos , soy enfermera y Paco ya sabe que puede contar conmigo para futuras colaboraciones.
    Un abrazo

  8. 8 monica abril 13, 2011 en 8:17 am

    Que cierto es todo lo que cuentas…. pero todo esto esta muy bien que se cuente y que se sepa…. un abrazo

  9. 9 Olga abril 15, 2011 en 8:42 am

    me ha gustado mucho.

  10. 10 neus abril 20, 2011 en 10:52 am

    Que duro… Gracias por compartir estos sentimientos con tod@s nosotr@s.
    Es un relato amargo pero bonito. Me has hecho llorar.

  11. 11 Arancha abril 21, 2011 en 7:55 pm

    Yo también he llorado leyendo tu relato. Creo que tristemente es la otra cara de la adopción, esos niños que difícilmente llegarán a Occidente con unos padres nuevos que los abracen todos los días. Yo no pude visitar a las sister, pero he oído hablar tan bien de ellas que tu relato no hace más que corroborar la idea que tenía.
    Gracias por contar esta experiencia corta pero tan intensa.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Nueva web y blog Abay

Nueva web y blog Abay

Nueva web y blog Abay

Nueva web y blog Abay

Nueva web y blog Abay

]

Nueva web Abay

Boletín trimestral Abay

Os mantenemos informados

Aportación Abay a MSF

Crisis en Somalia

Conocen más Etiopía

Carta de Yared

Etiopía sin fin …

...en Hondarribia

Ye Etiopia hetsan

Concurso de relato corto

Desde Walmara…

Carta de los maestros

Boletín Abay

En tiempos de crisis, nuevos apoyos

Libro editado por Abay

Benyam

Ganamos el premio Natura

Pozo para Walmara

Etíope

Rostros de Etiopía

Tienda Abay

Nuevos cuentos Yared

Une tu “cole” a Etiopía

Hermanamiento de colegios

Abay en facebook

Hazte fan y síguenos!

Boletín trimestral Abay

Meskeren, Tikimt y Jidar

Abay colabora con Fitche

Trabajo SWAA-E en Fitche

Acciones Abay. Mayo 2010

Colaboración con ONG Mediterránea

Cuento en amárico/castellano

Amiga de la Luna

Visita nuestra página Web

Visita nuestra web

Escuela de Bacho Walmara

Pizarras, libros de texto..

Cuento Abay

No importa el color de la piel, importa el alma

Dibujos premiados

Dibujos premiados


A %d blogueros les gusta esto: