I love you

 I love you. 

 Caía la tarde, casi la noche ya. Al final de una empedrada calle atisbamos su casa. Apenas sin poder ver, atentando aquí y allá llegamos a su puerta. En la entrada-salón-dormitorio, un farolillo que colgaba de una vieja viga dejaba ver su imagen a contraluz. Era la mamá de Lambroz, una señora de ojos tristes y sonrisa fácil. Amablemente nos ofreció un café. Lambroz se apresuró a ayudarla, molió los granos y los puso a tostar. Entre tanto, tomamos asiento, un poco difícil porque ni había espacio ni casi nada para sentarse, pero como pudimos lo hicimos. Ella, sentada en frente, sonreía y en un inglés de andar por casa, intentábamos cruzar alguna que otra frase. Nos contó que allí vivían Lambroz, dos hermanos más y ella, y en una litera con dos camas, cuyo largo era el ancho de la casa, dormían los cuatro. Mientras degustábamos el café, Lambroz hacía los deberes en un cochambroso pero útil sillón. Nos contó de su ilusión de ser médico cuando fuera mayor y poder irse fuera de Etiopía a trabajar. Ella no conocía otra Etiopía sino la que el azar le había mostrado al nacer, un azar teñido de pobreza, desigualdades y penurias que no comprendía pero que aceptaba con la inocencia de sus trece años y la alegría de los que apenas tienen nada. Eso sí, se dejaba ver ya una rebeldía propia de la adolescencia y un gran ansia de comerse y transformar el mundo.

 Nos acompañaba también Eyerus, la inseparable amiga de Lambroz, un año más pequeña, más delgada y también más tímida, con unos ojos no muy grandes pero una mirada abierta como para no perderse nada. Las dos nos esperaban cada tarde-noche en los alrededores del hotel y como casi un ritual repetíamos cada día la visita a la casa de Lambroz y la ceremonia del café. Dábamos luego un paseo por el barrio junto con los niños que se nos iban sumando, comprábamos algunas galletas y luego nos despedíamos hasta el día siguiente. Pero llegó el día de la despedida final. Allí estaban las dos, no muy cerca de la furgoneta que nos llevaría al aeropuerto, guardando las distancias. Retraídas y esperando el momento. De pronto se acercaron, y en un enorme abrazo, entre sollozos repetían: I love you, I love you. Nuestros ojos también se humedecieron y se nublaron. También repetimos I love you Lambroz, I love you Eyerus, I LOVE YOU ETIOPÍA.

(Dedicado a Lambroz y Eyerus)

 

Texto y fotografía: Carmen Tejero Cano.

* Si te ha gustado, deja un comentario en positivo en el apartado ”Comentarios” . El recuento de número de estos comentarios será la forma de otorgar los premios.

* Bases del concurso y relatos ya publicados

11 Responses to “I love you”


  1. 1 SUSY abril 28, 2011 a las 8:38 pm

    Carmen como siempre…. encantadoras tus historias. La verdad es que en todas haceis que se me salten las lágrimas, pero nuevamente GRACIAS por escribir y contar tus momentos vividos en Etiopia.

  2. 2 verónica abril 28, 2011 a las 9:05 pm

    Preciosa la historia, me emociona tan sólo el imaginarla, qué duro debe ser para estas chicas el día a día y que cariño que nunca les falta. Gracias por compartirla.

  3. 3 eva abril 28, 2011 a las 9:38 pm

    precioso como siembre

  4. 4 Mari Pili abril 29, 2011 a las 8:07 am

    Otro sofocón con tu historia, por cierto preciosa, pero muy triste, el mundo está demasiado mal repartido. un besazo.

  5. 5 José Carlos Rosales abril 29, 2011 a las 8:39 am

    Carmen estoy en el trabajo, con lagrimas en los ojos,,,, precioso relato,, para otra vez avisa, para abrirlo en casa,,, besos…

  6. 6 JOSE LUCAS abril 29, 2011 a las 8:49 am

    CarmeNNNNNN……otro gran relato….vaya vaya …..las lagrimillas se rebosan en los lagrimales…vamos que ando lloroso jajaja besos

  7. 7 Mª Eugenia abril 29, 2011 a las 9:25 am

    Carmen de nuevo tu mirada, el saber ver más allá de tí misma.Todo lo que observas mueve los corazones de quienes te conocemos.Lambroz y Eyerus ya son parte de nuestros corazones. Gracias de nuevo

  8. 8 patricia mayo 2, 2011 a las 10:08 am

    cuando vuelves de áfrica siempre dejas allí un pedacito de corazón, gracias por compartir el tuyo

  9. 9 monica mayo 3, 2011 a las 8:41 am

    Que bonito relato!!

  10. 10 ISABEL RODRÍGUEZ VERDE mayo 4, 2011 a las 8:15 pm

    Que relato tan sugerente, Carmen. Leyéndolo he sentido que más que lo que cuentas en él es lo que no nos dices directamente, pero que intuimos.
    ¡Y eso es puro sentimiento!
    Un abrazo

  11. 11 Isabel mayo 16, 2011 a las 7:54 am

    Carmen me ha encantado esta historia… consigues que nos emocionemos en unas pocas líneas, haces que queramos ser mejores personas y que en apenas unos segundos reflexionemos sobre lo injusta que es la vida.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Nueva web y blog Abay

Nueva web y blog Abay

Nueva web y blog Abay

Nueva web y blog Abay

Nueva web y blog Abay

]

Nueva web Abay

Boletín trimestral Abay

Os mantenemos informados

Aportación Abay a MSF

Crisis en Somalia

Conocen más Etiopía

Carta de Yared

Etiopía sin fin …

...en Hondarribia

Ye Etiopia hetsan

Concurso de relato corto

Desde Walmara…

Carta de los maestros

Boletín Abay

En tiempos de crisis, nuevos apoyos

Libro editado por Abay

Benyam

Ganamos el premio Natura

Pozo para Walmara

Etíope

Rostros de Etiopía

Tienda Abay

Nuevos cuentos Yared

Une tu “cole” a Etiopía

Hermanamiento de colegios

Abay en facebook

Hazte fan y síguenos!

Boletín trimestral Abay

Meskeren, Tikimt y Jidar

Abay colabora con Fitche

Trabajo SWAA-E en Fitche

Acciones Abay. Mayo 2010

Colaboración con ONG Mediterránea

Cuento en amárico/castellano

Amiga de la Luna

Visita nuestra página Web

Visita nuestra web

Escuela de Bacho Walmara

Pizarras, libros de texto..

Cuento Abay

No importa el color de la piel, importa el alma

Dibujos premiados

Dibujos premiados


A %d blogueros les gusta esto: