•  Mujeres en la historia de Etiopía

Makeda o Reina de Saba (Siglo X A.C.)

Según el folklore etíope, cuando el príncipe Tarmin volvió de un viaje comercial a Israel, trajo información sobre la sabiduría del gran Rey Solomon. A Makeda le fascinó lo que le contaron sobre el monarca de Judea y preparó una caravana cargada de regalos para vivsitar a semejante personaje. Al encontrarse, el rey y reina se enamoraron mutuamente, quedando ella admirada de los conocimientos de él, él, de la inteligencia y hermosura de Makeda. Según la tradición etíope, de este amor nacería Menelek, con quien daría comienzo la más larga dinastía real.

Cuando volvió a Etiopía, Makeda extendió la filosofía del Judaismo, y esta influencia duraría hasta la cultura actual etíope.

  

 

Las Wangel de  Etiopía (Siglo XVI)                       

” Muerto el Emperador Eleni, su esposa, Sabla Wangel, asumió el trono, gobernando durante una de las épocas, considera de las más gloriosas, de la historia del Imperio Etíope.” , escribió el imán Ahmad ibn Ibrahim, llamado “Gragn” (el Zurdo).

Con la ayuda de los turcos, conquistó nuevos territorios, que supusieron multiplicar por varias veces las tierras gobernadas hasta entonces por los reyes que le precedieron. Para esto, implicó a toda su familia en las guerras de conquista. El  hijo mayor murió combatiendo, y su cuarto hijo, Minas, fue hecho prisionero por el Sultán turco, librándose de la muerte gracias a la intercesión de la esposa del Sultán, Del Wambara.

La vida de Sabla Wangel estuvo dedicada a la guerra, ya antes de llegar al trono. En vida de su marido, compartió con éste sus andanzas , hasta que en la costa del mar Rojo, fue obligado a refugiarse en los montes Dabra Damo, donde murió en 1540.

Cuando su segundo hijo, Galawdewos, fue nombrado rey, Sabla Wangel continuó participando en la dirección política del reino, y se dice que, incluso, dirigiéndolo por encima de su hijo, en calidad de Reina Madre o Emperatriz.

Mientras el segundo hijo, siendo ya rey, combatía en el sur del país, las ayudas largo-prometidas de Portugal le llegaron a Sabla Wangel, que se encontraba en una fortaleza del norte, donde ella había permanecido después de la muerte de su marido. La Emperatriz negoció con el comandante portugués, Christovao Gama, hijo del explorador Vasco de Gama, pasando después revista, montada a caballo, a las tropas portuguesas, formadas por 400 soldados. Sabla Wangel pudo entonces negociar el intercambio de su hijo Minas, preso del Sultán turco, Suleiman el Magnífico, por el hijo de éste, Muhammad. El intercambio tuvo éxito, gracias a los esfuerzos de las negociaciones llevadas a cabo entre la Emperatriz y la mujer del Sultán, Del Wambara.

Tras seis años de guerrear, Galawdewos murió y le sucedió su hermano Minas. Durante su reinado, Sabla Wangel continuó siendo influyente en la corte y en los asuntos religiosos. En la controversia con los Jesuitas, que ya durante el reinado de Galawdewos habían intentado atraer a Etiopía a que aceptara la dirección de Roma, ella era firme partidaria de mantener el cristianismo tradicional etíope que seguía la dirección Ortodoxa. Pero esto no le impidió interceder por los católicos romanos extranjeros que habían sido hecho presos por el Emperador. Su intervención evitó la ejecución del aventurero portugués Bermudes y del jesuíta español Oviedo.

Su última decisión política importante fue lograr, en contra de otros pretendientes al trono, que su nieto, Sartsa Dengel, llegara al él al morir Minas, cuatro años más tarde de ser nombrado rey. Su opción , la historia demostraría que fue acertada, al lograr que Sartsa Dengel mantuviera , sin apenas guerras, integro el territorio del reino a lo largo de los treinta y cuatro que estuvo al frente del Estado.

Sabla Wangel conformó el modelo de reinas etíopes, profundamente comprometidas con los asuntos de estado, que mantuvieron unidas en su quehacer dos cualidades difíciles de congeniar en su tiempo : la apacibilidad y misericordia en sus relaciones diplomáticas, con el valor y la fortaleza en batallas y derrotas.

  • Empereadores de Etiopía

Menelik I                                                                                                                                                           

Ver imagen en tamaño completo

Menelik I es, según el Kebra Nagast o libro de lo reyes,el hijo de Salomón y la Reina de Saba.

Según leyendas etíopes nació en la población de Hamasien en Eritrea. Su madre, cuando volvió de Israel a Etiopía estaba en estado esperando a Menelik I. Se dice de él que llevó el Arca de la Alianza a Etiopía cuando hizo un viaje a Israel para conocer a su padre. Según se cuenta, Salomón ofreció a Menelik de ser su sucesor y este se negó. A cambio, pidió regresar con gente de su corte para llevar a su tierra intelectuales y también sacerdotes, con lo que pretendía alcanzar los logros de Salomón en su país. Salomón le hizo una copia del Arca de la Alianza también, para que pudiera llevársela a Etiopía. Menelik la substituyó por la real y se llevó la verdadera Arca a la capital, Axum, donde algunos cuentan que aún permanece, concretamente en la Iglesia de Santa María de Sión(abajo en la foto)

Al volver su madre lo nombró rey, convirtiéndose de esta forma en Menelik I,que proclamó al pueblo etíope “pueblo elegido de Dios”.El libro sagrado de Etiopía, el Kebra Nagast, narra la historia de Menelik y del Arca de la Alianza.

 Menelik II

                                                                                                                

Menelik II fue emperador de Etiopía (llamada en aquel entonces Abisinia). Nacido en Ankober, en la actual Etiopía en 1844 y muerto en Addis Abeba, ciudad fundada por él mismo, en 1913. Fue negus de Soa, en la Etiopía central, y emperador de Etiopía desde 1889 a 1909. Menelik II transformó el país, a partir de una serie de estados semiindependientes, en una nación unida.

Era heredero al trono de Soa tras la muerte de su padre, el príncipe Hailu Malkot , en 1855, pero fue llevado a la corte del emperador Teodoro II de Etiopía, el mismo que había vencido a su padre, y que le daría a una de sus hijas por esposa. Más tarde conquista Soa y se proclama rey de este territorio, al cual aumenta anexionando otros, como los del pueblo Galla.

 Anexionó los reinos septentrionales de Tigré y Amhara y firmó con Italia el polémico Tratado de Wuchale, cuya traducción al italiano incluía una cláusula por la que aceptaba el protectorado italiano, lo cual Menelik II no sabía. En cuanto supo de los términos reales del acuerdo, lo rechazó , lo cual no agradó a los italianos, que más tarde, en 1894, invadieron Abisinia provocando una guerra entre ambas naciones.

En 1986 Etiopía se proclamó vencedora e independiente. Firmó entonces un nuevo tratado con Italia, en el cuál Etiopía ganaba su reconocimiento como país independiente e Italia se quedaba con la colonia de Eritrea. Abisinia consolidó su independencia en 1906, año en el que obtuvo el reconocimiento internacional.

Haile Selassie

 

Haile Selassie I (nacido como Tafari Makonnen, Etiopía,  1892 – 1975) fue el último emperador de Etiopía,reinando de 1931-1936 .En 1931 subió al trono, estableciendo un régimen absolutista, que se postergaría con la invasión italiana en 1936, para volver a tomar el poder en 1952 y finalizar en 1974 con la revolución socialista que lo derrocó.

Su verdadero nombre era Tafari Makonnen, y el cargo que ocupó antes de ser emperador era el de ras (príncipe) al igual que su padre. Se le llamaba Ras Tafari, cambiando luego su nombre cuando asume el trono. Haile Selassie pertenecía a la dinastía salomónica, una de las más antiguas del mundo. Los etíopes afirman que los miembros de esta dinastía son descendientes de la unión del Rey Salomón y la Reina de Saba, Makeda, como lo explica el Kebra Nagast, libro que fundamenta la dinastía etíope en el cristianismo copto o etíope.

El movimiento rastafari cree en el Emperador Haile Selassie I como en un Mesías Negro, Cristo venido en su papel de Rey. Este movimiento se extendió principalmente en Jamaica, donde radican la mayoría de los fieles. Haile Selassie I nunca estuvo de acuerdo con las ideas de que lo creyeran Dios ya que él era un cristiano devoto, que desde pequeño fue criado en la Iglesia Copta que difunde el cristanismo copto como el culto oficial de Etiopía.

Anuncios

Nueva web y blog Abay

Nueva web y blog Abay

Nueva web y blog Abay

Nueva web y blog Abay

Nueva web y blog Abay

]

Nueva web Abay

Boletín trimestral Abay

Os mantenemos informados

Aportación Abay a MSF

Crisis en Somalia

Conocen más Etiopía

Carta de Yared

Etiopía sin fin …

...en Hondarribia

Ye Etiopia hetsan

Concurso de relato corto

Desde Walmara…

Carta de los maestros

Boletín Abay

En tiempos de crisis, nuevos apoyos

Libro editado por Abay

Benyam

Ganamos el premio Natura

Pozo para Walmara

Etíope

Rostros de Etiopía

Tienda Abay

Nuevos cuentos Yared

Une tu “cole” a Etiopía

Hermanamiento de colegios

Abay en facebook

Hazte fan y síguenos!

Boletín trimestral Abay

Meskeren, Tikimt y Jidar

Abay colabora con Fitche

Trabajo SWAA-E en Fitche

Acciones Abay. Mayo 2010

Colaboración con ONG Mediterránea

Cuento en amárico/castellano

Amiga de la Luna

Visita nuestra página Web

Visita nuestra web

Escuela de Bacho Walmara

Pizarras, libros de texto..

Cuento Abay

No importa el color de la piel, importa el alma

Dibujos premiados

Dibujos premiados


A %d blogueros les gusta esto: