Hola Nerea;

Somos una familia formada por mi marido, yo y mis dos hijos. Los dos son etíopes y tienen 6 y 3 años. Cuando fuimos a buscar al pequeño no quisimos llevar al mayor, tenía sólo 4 años y no pensamos que fuese bueno para él. Estamos preocupados, porque ya han pasado dos años y es algo que nos echa en cara. No sólo eso, sino que además se muestra celoso, se compara, nos exige que les tratemos igual, en las tareas, en lo que les compramos y en todo.

Yo pensaba que tenían una edad ideal para llevarse bien, y lejos de llevarse bien con su hermano, el mayor prefiere a su primo, de 7 años, hijo de mi hermana. Yo no lo entiendo, ni por qué pelean (bueno, el mayor pega al pequeño) cuando les hemos dado todo lo que hemos podido. Esto me hace pensar, que quizás el mayor se da cuenta de que no es su hermano y no lo reconoce así. No sé, es algo que nos preocupa de hace tiempo y no sabemos qué hacer.

No sé si te servirá pero sabemos que el pequeño tiene familia (del mayor no sabemos) y que estuvo bastante tiempo sin mucha atención y llegó enfermo, pero tuvimos mucho cuidado de atender a los dos y pedirle a la familia que los trataran igual. No sabemos si esto puede mejorar o va a ir a peor. Muchas gracias por tus orientaciones.

Luisa.

^^^^^^^^^^
Hola Luisa;

El tema no me parece muy preocupante, pero sí te adelantaré algunas cuestiones para tener en cuenta. Yo entiendo, que esto, dentro de una familia con hijos biológicos es habitual, el primogénito tiende a estar a la expectativa por la llegada del nuevo hermano, se siente desplazado, a veces le quiere y otras no le interesa, incluso puede que verbalice “no quería un hermano”, “no sé por qué lo habéis tenido”.

Es algo que pasa porque los niños ven peligrar su estatus (hijo único, con todas las atenciones) pero sobre todo, por miedo, a no saber cómo se ajustará esto en el futuro. Los adultos ya sabemos de esto de cambios, crisis, ajustes y a seguir, pero los niños no y es cómo nos indican que algo no les gusta –por desconfianza-.

En el caso de vuestros hijos creo que tiene un matiz especial que sean adoptados. Nuestros hijos llegan a nosotros de la pérdida, más o menos profunda, intensa o más o menos consciente, pero de la pérdida. Ellos están aún muchísimo más a la defensiva (es algo inconsciente e incontrolable). A veces lo ajustan bien, otras no tanto. Depende del significado que dén a la llegada del hermano.

Y este significado depende de varios factores: personalidad, grado de madurez, cómo lo han abordado los padres, estado del menor que llega… y muchos más.

Yo entiendo que habéis hecho los posible por controlar los efectos negativos de la llegada de un hermano, y que la decisión que tomastéis de no llevar al mayor es respetable, pero… creo –yo al menos trabajaría ahí-, que este viaje, sin él, hizo que surgieran más miedos y que sin quererlo, la llegada del hermano estaba supeditada a la pérdida (temporal) de los padres. Quiero decir: “me dejan aquí para ir a por él”. A veces desvaloramos la información que manejan los niños determinadas edades desde “no sabe” “no se da cuenta” y a mí, 4 años, me parece una edad en la que están, bastante “despiertos” (otra cosa es que luego interpreten bien, pero se dan cuenta de cosas).

Otro punto importante para mí es lo que comentas del estado del pequeño, si cuando llegó era más pequeño, más frágil y con más necesidades, el mayor no tenía con que “competir”, él ha vivido cuánto de deseado/sufrido ha sido su hermano para vosotros, pero no cuánto lo fue él… y de lo que no se habla no existe, así que podéis probar a contarle su historia…

Es posible, por edad, aunque no se lleven mucho, ahora mismo tres años hace que estén en estadios diferentes, que no le interese el juego con su hermano, ya que la etapa del mayor es la de “socialización” (la de jugar a relacionarse como si fueran adultos) y el pequeño no está ahí. Puede que le suponga un incordio (tocan cosas, quieren hacer lo mismo –cuando uno, que se hace mayor, quiere ser “tan diferente”-) y uno es más dependiente y otro tiende a lo contrario.

Yo no le daría mucha importancia, salvo al tema de “pegarle”, no sé si es dentro de peleas comunes o le agrede sin que haya ocurrido nada o el pequeño se defienda, es diferente. Suponiendo que sea en el primer supuesto, que es lo que imagino, habrá que poner límite a ambos (no esto de “el mayor paga”). Si es la segunda opción estamos ante un tema más delicado.

Sería interesante que propiciarais espacios comunes, de interés para ambos, pero sin forzar, donde ambos padres interactuéis con ellos, donde todos podáis relacionaros. A menudo cuando esto ocurre, cada padre se especializa en un hijo o “se preocupa más”, es importante darles espacio a los dos, no darle mucha importancia delante de ellos (comentarios, gestos) y dar margen.

Poco más, si quieres aclarar o concretar me dices. Gracias a vosotros.

Un abrazo! Nerea

0 Responses to “Simplemente,¡hermanos!”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Nueva web y blog Abay

Nueva web y blog Abay

Nueva web y blog Abay

Nueva web y blog Abay

Nueva web y blog Abay

]

Nueva web Abay

Boletín trimestral Abay

Os mantenemos informados

Aportación Abay a MSF

Crisis en Somalia

Conocen más Etiopía

Carta de Yared

Etiopía sin fin …

...en Hondarribia

Ye Etiopia hetsan

Concurso de relato corto

Desde Walmara…

Carta de los maestros

Boletín Abay

En tiempos de crisis, nuevos apoyos

Libro editado por Abay

Benyam

Ganamos el premio Natura

Pozo para Walmara

Etíope

Rostros de Etiopía

Tienda Abay

Nuevos cuentos Yared

Une tu “cole” a Etiopía

Hermanamiento de colegios

Abay en facebook

Hazte fan y síguenos!

Boletín trimestral Abay

Meskeren, Tikimt y Jidar

Abay colabora con Fitche

Trabajo SWAA-E en Fitche

Acciones Abay. Mayo 2010

Colaboración con ONG Mediterránea

Cuento en amárico/castellano

Amiga de la Luna

Visita nuestra página Web

Visita nuestra web

Escuela de Bacho Walmara

Pizarras, libros de texto..

Cuento Abay

No importa el color de la piel, importa el alma

Dibujos premiados

Dibujos premiados


A %d blogueros les gusta esto: