Buenas noches Nerea;

Nerea te mando este e-mail para pedirte un poco de consejo. Te cuento la historia que me trae de cabeza.

Como bien sabes Abdi que en mayo cumple 4 años ( como pasa el tiempo) es un niño cabezota y que se mueve muchísimo, siempre ha sido muy mimoso y ha estado muy pegadito a mi, por su cabezonería hemos tenido mas de un rifirrafe pero toreaba bastante bien el toro.

Este curso la cosa ha empeorado un poquito, estuve hablando con la profesora, porque me pillaba cada pataleta en mitad de la calle que yo no sabia que hacer, si le gritaba por su nombre todo el mundo me miraba, si no le hacia caso y espera como si no pasase nada alguna persona se le acercaba…

La profesora me decía que tiene una incontinencia de la pera, es decir, si ve una cosa tiene que ir a tocarla o si le dices que no toque algo a por ello que va según terminas la frase. Ha empezado ha preguntar por ejemplo a la mañana tanto en clase como en casa “¿ y luego que vamos ha hacer?” ( más en el cole después de que la profe explique una actividad).

Me he leído el libro de Bernabé Tierno “la educación inteligente” y tanto en el cole como nosotros estamos aplicando un poco lo que dice el libro. Pero a mi me esta martirizando, porque después de decirle que eso bien sabe el que no puede hacer, que se tranquilice y que luego hablamos del porque de su rabieta, pataleta y demás, viene y me muerde me pega patadas y intento no hacerle caso y pasar un poco de el y cuando ve que no consigue nada viene me pide perdón y empezamos ha hablar.

Tengo la sensación de que es un niño que nunca esta conforme porque hay días que se levanta y ya te dice que esta enfadado y me parece que nunca esta conforme llorando…

Tengo que decir que todo no es malo que también es un niño muy alegre y un cachondo. Todo el mundo le aprecia muchísimo porque es muy cariñoso pero luego como dice mi abuela es un “judas”.

Bueno Nerea, gracias por tu ayuda.

Besos.

Ane.

Hola Ane!

(Antes de empezar quería pedir permiso explícito para poder extraer la información que manejemos en estos mensajes para poder difundirla, si lo consideramos adecuado, siempre modificando los nombres de los miembros y cualquier cuestión concreta que os pudiera identificar. En caso de hacer uso de la misma sería siempre orientado al asesoramiento y ayuda a otras familias que puedan hallarse en situaciones similares y no comprometiendo de modo alguno vuestra intimidad)

Me alegra mucho saber que sois unos padres autodidactas y que en el cole os siguen, así con apoyo se pueden mejorar muchas cosas…

Primero tranquilidad porque es la edad típica, el horror de los “3 años”, cuando son niños-niños, dejan atrás la parte más de bebé y sale toda una nueva personalidad más definida. En general os niños tienen más tendencia a las conductas desafiantes que las niñas. (Te lo cuento porque sé que tienes otra nena de la misma edad y no tiene nada que ver la conducta).

La “incontinencia” que te comenta la profesora parece que es similar a las pérdidas de control contigo, con las pataletas, los enfados… eso que tu abuela define como “Judas”. Entiendo que se refiere a que es como que tuviera dos caras, una buena (que no dudo, que son unos buenazos) y otra mala, que parece intencionada y muy provocadora.

Tengo la certeza de que Abdi busca atención. Trabajo en terapia con un niño con funcionamiento idéntico (niños tiranos) que acaba de cumplir los cuatro y en el cole es terrible, de bajar el director y trae de cabeza a la familia, sobre todo a la madre, ya que la “machaca” bastante.

Hay que tener en cuenta varias cuestiones antes de intervenir para definir bien el problema: cómo actúa con otros, con quién se contiene, qué consigue con las broncas, cuándo son más comunes, qué ocurre en el “post-bronca”…

También tener en cuenta que es posible, que como en mi hijo Izei y otros “etiopitos” (y esto no tengo ninguna teoría que lo sustente) sea más “movido” de lo normal, con ese derroche de energía, de querer saber, tocar, chupar, oler, ver, coger… es decir, además menos control, curiosidad…

Es una edad donde van aprendiendo algunos límites importantes, donde se les exige más y es posible que Abdi se rebele, que no quiera asumirlos porque le cuesta.

(Como a todos).

A todos los niños lo que más les importa es tener contentas a sus figuras de referencia y ser protagonistas. Cuando son bebés sólo por el hecho de serlo lo consiguen, más mayores vamos quitándoles atención, bueno, modificándola, pero de cara a ellos les vamos restando. Se une a que por esta época empiezan a tener importancia “el grupo de iguales”, ya tienen sus historias, más afinidad… eso permite separarse (un poco) de los padres y buscar atención en otros grupos.

Es posible que Abdi esté un poco más inmaduro y de ahí la pelea contigo “ni contigo ni sin ti”, ese amor-odio.

En cualquier caso te doy posibles explicaciones, igual es una, igual dos, igual todas juntas. (igual ninguna, jeje, es lo que tienen las “consultas on line”). Y con ello algunas orientaciones/pautas…

Qué hacer…

Lo primero de todo prestarle atención en lo positivo, que eso dé lugar a tenerle en cuenta, a reforzarle. Intentar, en la medida de lo posible no prestar atención a las conductas no deseadas.

Si no podemos evitar “hacer algo” la mejor opción es “tiempo fuera”, que se vaya aparte, a una silla, una esquina (nunca oscuro, ni cerrado) por el tiempo que tarde en “tranquilizarse”, sin tocarle, sin enfadarse: ya tiene consecuencia, no hace falta más, mantener la calma 8cómo se va a calmar con un adulto fuera de sí ¿?).

El mensaje (implícito) es algo así como “estás haciendo algo que está mal, que molesta… te vas a parte hasta que dejes de hacerlo”, esto se traduce, es decir se le dice: “cuando pares… vienes” “cuando dejes de gritar…”. (En cualquier caso poco tiempo, salvo que le guste y quiera quedarse…)

Si son muy “heavys” porque son en público, se hace o hace daño: contención física. Esto significa sujetarle y llevarlo a parte de nuevo. Si está muy descontrolado se le puede llevar hacia una pared y apoyarlo, si da patadas y manotazos quizás requiera sujetarle (sentado sobre nuestras piernas) brazos y piernas, sin apretar ni enfadarse, con la consigna “en cuanto pares te suelto”, aunque vuelva (lo más probable) de nuevo –en ese caso continuar, tranquilos, con la consigna.

Quizás parezca un poco exagerado, te lo cuento porque no sé en qué grado os ocurre. De todas formas suelen ser un par de veces de prueba lo que hacen, luego basta decirles “quieres ir a la silla?” y consiguen ir parando…

Muchas veces compruebo (en las familias que voy a casa, de las que tienen intervención de Ayuntamiento -no creas que en sesión-) que parece que “les gusta” la contención, que esperan a que llegue para provocar y acabar… incluso sujetos en el suelo… (ya me paso mis buenos ratos y salgo con magulladuras o alguna vez la nariz con sangre, jeje).

En realidad atiende la necesidad imperiosa de que se pongan límites, a “por favor párame”. En los casos de niños más mayores es “porque yo no puedo” en el caso de pequeños “porque no sé”. Sin mal rollo. Después de la bronca en la que yo (adulto) te ayudo a poner fin, nos abrazamos, besamos, disculpas (reparación del daño si son mayores –limpiar, recoger, etc.) y como siempre…

No debes consentir nunca la agresión física (ni verbal, pero bueno), aunque sólo sea porque no lo repita fuera de casa. Ellos pegan para probar, para ver qué ocurre. Nunca nunca se debe responder igual, ¡No es lógico evitar una conducta repitiendo la misma! (no digo que lo hagas).

Lo mejor es respirar y si es leve… tiempo fuera… si es peor contención y “cuando te controles un poco…” te suelto y paso a tiempo fuera hasta que estés más calmado. Dando mensajes todo el tiempo que incluyan OPCIONES “cuando dejes de…yo…”. No confundir con que sean del estilo “si dejas de…, haz…” porque parece que yo (adulto) te lo pido, lo necesito…”.

(Y yo, adulta, sé que a veces SI lo necesitamos –por favor que pare ya, que estamos en un restaurante! No por favor la pataleta en el súper no! Dios, vamos a tener bronca por la cena y acabo de llegar del trabajo!… ya, pero es lo que toca😉

El mensaje implícito debe ser: Yo soy el adulto, la persona que va a calmarte, estoy serena/o, no te preocupes, tenemos todo el tiempo del mundo, sé que estás mal/enfadado/triste/dolido… tienes que conseguir parar cuando estés más tranquilo, si no puedes te ayudo yo…

No, en realidad, doy por hecho que necesitas este tiempo y cuando sea que estés bien, volvemos a estar bien todos…

A muchos niños no les hace falta. A otro sí. Un ejemplo cercano: A Izei, desde hace cosa de dos meses (y aun no tiene 22 meses) sí, ya se pega su minutillo en el baño, o en la silla de leer o en el huevo (una burbuja que para mí la quisiera)… le cuesta un mundo (normal) contenerse lo más mínimo, del estilo “quiero…” y respuesta “espera” (mientras lo pelas) y se tira al suelo o da un golpe al cristal…

Jeje, el aita y yo nos reímos un montón -sin que nos vea- (porque sabemos de qué va y no nos preocupa, pero es para flipar!) porque tiene unos ataques de ira (normal, pobres el NO empieza rápido y les frustra si es que son los Reyes) que te mueres de risa, tan pequeño!!! pero… es por su bien. A veces, desde hace una semanas, en medio de la pataleta se va él sólo sin que le digamos… (angelito).

Bueno, no sé si te ayudo mucho o no, si quieres ya lo hablamos. Concretamos más, no sé…

Hablamos.

Un abrazo familia!!!!

Nerea

0 Responses to “Cuándo dejan de ser bebés…”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Nueva web y blog Abay

Nueva web y blog Abay

Nueva web y blog Abay

Nueva web y blog Abay

Nueva web y blog Abay

]

Nueva web Abay

Boletín trimestral Abay

Os mantenemos informados

Aportación Abay a MSF

Crisis en Somalia

Conocen más Etiopía

Carta de Yared

Etiopía sin fin …

...en Hondarribia

Ye Etiopia hetsan

Concurso de relato corto

Desde Walmara…

Carta de los maestros

Boletín Abay

En tiempos de crisis, nuevos apoyos

Libro editado por Abay

Benyam

Ganamos el premio Natura

Pozo para Walmara

Etíope

Rostros de Etiopía

Tienda Abay

Nuevos cuentos Yared

Une tu “cole” a Etiopía

Hermanamiento de colegios

Abay en facebook

Hazte fan y síguenos!

Boletín trimestral Abay

Meskeren, Tikimt y Jidar

Abay colabora con Fitche

Trabajo SWAA-E en Fitche

Acciones Abay. Mayo 2010

Colaboración con ONG Mediterránea

Cuento en amárico/castellano

Amiga de la Luna

Visita nuestra página Web

Visita nuestra web

Escuela de Bacho Walmara

Pizarras, libros de texto..

Cuento Abay

No importa el color de la piel, importa el alma

Dibujos premiados

Dibujos premiados


A %d blogueros les gusta esto: