Hola a todos/as!!!!

 Os mando la consulta del mes de Septiembre extraidas del correo privado asesorafamiliar@asociacionabay.org.

 Hola Nerea. No sé si esto que te voy a contar es importante pero a mí me tiene preocupada. Somos un matrimonio de 42 y 48 años, tenemos un hijo biológico de casi 20 y una niña adoptada en Etiopía hace 3 años.

 Los dos trabajamos en un bar y nos organizamos para cuidar de la pequeña, sobre todo lo hago yo que la llevo al colegio, a ballet y natación, la baño,  le doy de comer y de cenar y la acuesto.

 Mi marido siempre me ha dejado más a mí porque se me da mejor, él se encarga del mayor más y sobre todo con la niña juega, baila y ve películas y lee el cuento de la noche.

 Hace unos días tuvimos una discusión, que por otra cosa, pero me acabó diciendo que todo lo decido yo y que él también sabe cuidarla y que no le dejo hacer nada. Luego lo hablamos y yo le explicaba que él tenía mucha suerte porque con él es todo lo bueno, que yo la riño, le pongo normas, me encargo de que lleve todo al día y que eso se nota.

 Él al final me dijo que no tiene hueco entre las dos y no lo entiendo, sí no hay problema para hacer cosas juntos. Yo sé que la niña nos quiere a los dos pero conmigo es especial, yo la entiendo, nos miramos y ya sabemos lo que pasa, somos uña y carne. No quiero que mi marido se lo tome mal pero es que ella me necesita. 

Hola !

  Bueno, empiezo diciéndote que SI es importante esto que comentas porque os afecta y puede dar algunos problemas, pero no me parece demasiado preocupante, es algo bastante habitual.

 

Por lo que me dices sois un matrimonio que lleva tiempo juntos, os conoceréis muy bien, habéis criado un hijo ya mayor… No sé de qué modo lo compaginasteis pero en cualquier caso seguro que necesitasteis probar, fallar, intentar, pedir apoyo, volver a probar… hasta acertar.

 

En cada cambio de etapa pasa esto, hacen falta ajustes cuando llega un hijo, la pareja a veces “se esfuma”, se pierde entre coladas, entre la cita del pediatra y “qué hago mañana para comer”, entre “qué cansado estoy” y “hay que pasar por el banco”.

 

Es muy importante que seamos cuidadosos, que no dejemos pasar demasiado tiempo hasta encontrar (juntos) otro espacio donde ser pareja. Te cuento todo esto porque ocurre en cada familia, son cambios en el ciclo vital.

 

A mí me suena (me corriges si me equivoco) que detrás de la petición de tu marido donde quiere hacerse más cargo de vuestra hija, también está pidiendo un espacio para él, recuerda que te pedía “un hueco”.

 

Yo imagino que si os organizáis de esa manera es como mejor os conviene a los dos. Está bien que los niños encuentren en sus padres roles complementarios: con uno como y me visto, con otro juego, con uno veo la tele, con otro leo… y este reparto es decisión de cada familia.

 

Ahora bien, sería interesante que ambos participarais hasta un punto en el que estéis satisfechos, que pudieseis disfrutar de la crianza de vuestra hija, de forma conjunta. Igual eso supone hacer un esfuerzo: cambio de horarios, que se hagan las cosas de otra manera, acordar, variar, dejar espacio al otro…

 

Pero es bueno y enriquecedor para todos, es adaptación. Y los niños tienen que ir aprendiendo y ver en ambas figuras que hay protección, que hay normas y que hay disfrute. Y para ello hay que intercambiar roles, comunicarse y ponerse de acuerdo, respetar el estilo de la otra persona,  y a veces ser “poli bueno” y otras “poli malo”.

 

Espero que se me entienda.

 

Por otro lado comentarte que comprendo ese vínculo tan especial que os une a tu hija y a ti, esas miradas de las que hablas, ese “me necesita”. Lo veo a menudo en las madres recientes y sobre todo en algunos miembros de familias adoptivas. Es un sentimiento mágico, (omni) potente…

 

Pero ojo (y con esto no insinúo que ahora sea así ni quiero alarmarte), ten en cuenta:

 

A la larga no debería ser NECESIDAD lo que nos una a hijos y padres. Y que mientras estamos en ese camino, construyendo, tirando a un lado u otro y que mucho del futuro depende del presente.

 

Yendo un poco al límite, puede pasar que esa “necesidad”(en parte creada) tu hija la sienta siempre y no pueda “crecer” o “despegarse”cuando deba hacerlo: alejarse, quedar con amiguitos, irse a dormir con un familiar, tener pareja…

 

También, y sigo en el límite, puede pasar que esa “necesidad” un día ocupe demasiado en tu vida y no haya hueco para  otras “necesidades” propias, de tu marido, de tu otro hijo, de tus allegados…

 

Sólo son cosas a tener en cuenta.

 

(“Dicen que los padres tienen éxito cuando sus hijos los abandonan”)

 

Cuidaros mucho!

 

Un abrazo.

 

Nerea

ner

0 Responses to “La consulta de septiembre”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Nueva web y blog Abay

Nueva web y blog Abay

Nueva web y blog Abay

Nueva web y blog Abay

Nueva web y blog Abay

]

Nueva web Abay

Boletín trimestral Abay

Os mantenemos informados

Aportación Abay a MSF

Crisis en Somalia

Conocen más Etiopía

Carta de Yared

Etiopía sin fin …

...en Hondarribia

Ye Etiopia hetsan

Concurso de relato corto

Desde Walmara…

Carta de los maestros

Boletín Abay

En tiempos de crisis, nuevos apoyos

Libro editado por Abay

Benyam

Ganamos el premio Natura

Pozo para Walmara

Etíope

Rostros de Etiopía

Tienda Abay

Nuevos cuentos Yared

Une tu “cole” a Etiopía

Hermanamiento de colegios

Abay en facebook

Hazte fan y síguenos!

Boletín trimestral Abay

Meskeren, Tikimt y Jidar

Abay colabora con Fitche

Trabajo SWAA-E en Fitche

Acciones Abay. Mayo 2010

Colaboración con ONG Mediterránea

Cuento en amárico/castellano

Amiga de la Luna

Visita nuestra página Web

Visita nuestra web

Escuela de Bacho Walmara

Pizarras, libros de texto..

Cuento Abay

No importa el color de la piel, importa el alma

Dibujos premiados

Dibujos premiados


A %d blogueros les gusta esto: